Pensamiento matemático

 

Pensamiento matemático

Hueco de moebius.
Regla Flexible de 30 cm, abandonada en una aula.
México
Encierro 2020

 

 

 Pensamiento de luna cúbico
Filtro B/N sobre imagen de mexicanidad cotidiana.
México
Encierro 2020

kant… ya no te amo!!!

 

Mi libro, enorme texto que me cautivó desde muy joven, creo que me enamore de mi primer ensayo escrito de él, gran amor. Recuerdo que hablaba sobre las burbujas de la champaña, que nunca había probado. De cómo estas al igual que el arte se compartían y volaban por el espacio. Todas esas burbujas juguetonas entraban en mi boca, la recorrían, asó bajaban por mi garganta, y las perdía en mí estomago. La crítica a la razón pura, qué mejor título para la adolescencia y juventud.

Semana de carvado, tomé mis precauciones, mi oficio me domina cuando enfrento cualquier material. Nunca se ha impuesto ante lo inmaterial. Fije las hojas con firmes sargentos, fina punta de grafito, trazó el no circulo/no óvalo. Quería que pareciera la fotografía de un título universitario, si de faltar a la academia se trata.

Borré el número de serie del libro, pues entre sus mágicas historias se encuentra la de ser sustraído de la biblioteca de la prepa 5, nunca fui su alumna. Este objetito, tiene mística…

La filosa punta del exacto comenzó a trazar sobre los escritos, el «respeto» al objetito y al gran texto, ya estaba por los suelos.

Carve a profundidad. Ensalive el dedo anular, y a desflorar el libro, los óvalos salían uno tras otro, algunos se aferraban a un pequeño trozo de papel que se jalaba de un tirón.

Oh por Dios que placer, con cada óvalo se fueron pedazos del obsoleto academicismo que me formó, podía leer como el antes texto maravilloso de Kant se transformaba en tremenda lucha por permanecer impoluto.

Ya en mi oficio de nuevo, recurrí al bebé llorón, como Manu llama a mi mototool, y haciéndolo llorar, con ese sonido horrendo del dentista, perfile los óvalos para cantear bonito.

Falta aún el trabajo con el que convierte las letras del texto en tramas y urdimbres de encaje, que aunque no es lo más sano siempre hace que una vulva luzca mejor.

kant , ya no te amo!

ESCULTURA COMO SISTEMA, un modelo construido para el siglo XXI

 

 

 

La evolución del hombre y sus acciones es infinita, a cada paso que avanza tiene que volver a formular sus preguntas básicas, ¿quién soy? ¿de dónde vengo? ¿dónde voy?, lo mismo debe de suceder con todo el conocimiento que evoluciona a la par de este andar.

La escultura, no queda fuera del camino andado por el hombre, es parte fundamental de su evolución. Hacia adentro el arte, es investigación, exploración, transformación. Desarrolla a la par, ciencia y tecnología.

Construye conocimiento, estructura múltiple actúa sobre líneas históricas. Un sistema complejo dentro de sí. Fuera de sí, relación con lo humano y su saber del mundo lo vuelven múltiple, multidisciplinario, multi posicionador.

La escultura, un Meta sistema complejo, opuesto a su aparente delicadeza, anti frágil, cambiable, nunca estático. Los cambios que genera, las obras novedosas, el pensamiento del escultor, elevan el fenómeno imaginero, pues ahí donde escultura deja de ser un objeto que se mira para convertirse en una investigación de lo real, el humano se funde en ella, crearán un ente, un saber. La unicidad de la cosa.

 

Discursear de escultura nos aproxima al área, donde se descubren vivencias, experiencias de conocimiento, de frente ser y materia hablan. Diálogos de escultura, del pasado. Remontan las grandes canteras donde, solo un hombre, muy hombre, salía victorioso.

Son de todos conocidas las historias… Miguel Ángel Buonarotti con acompasados golpes desbasta a la piedra lo que le sobra, modela sutiles trazos de agreste materia, musculosas, ideales formas del “Zeus” y “El David”. Solo historia.

Antes de él, registro impreciso, anónimo. Hombres sin rostro, manos, miradas virtuosas. Trabajadores de espacio, huecos, materia, exploradores del tiempo, evolucionan las técnicas, las formas, menesteres del alma. La belleza.

Siglo XX, el mundo se estremece, guerra, crisis, mujeres votando, la aparición de un objeto cotidiano en desuso, basura dentro de un espacio dedicado al arte, un urinario puesto de cabeza, la fuente, bajo la autoría de R. Mutt, se burla de todos. Sorprende a los presentes obteniendo su admiración al situarse en pedestal de escultura. Hablamos de un sistema anti frágil, que con estas hazañas se inspira, transforma la vida diaria en experiencias novedosas, experimentos escultóricos.

¿QUÉ SIGUE? Conversación del presente.

Lo escultórico.

La escultura enfrenta otra vez una debacle, todo se vuelve confuso, así robustece y nutre el sistema para resistir grandes cambios, pese a ello permanece funcional.

Los lugares frecuentes que antes visitaba, los nichos de la escultura, se han vuelto tan comunes como poco interesantes la forma, figura, volumen, mímesis, la misma belleza salió de contexto.

Objetos poetizados, contaminación entre disciplinas y códigos globales, programan a partir de lo virtual desde la máquina el lenguaje del escultor.

Principios de exploración, sistema de experiencias escultóricas. Conocimiento para el humano del siglo XXI.

Estos códigos, influencias, veteranías compartibles, multi dimensionales. Transitorias, virtuales, colectivas e inmediatas. Escultóricos componentes que bullen un sistema de emergencia que se acerca cada vez más a lo que Joseph Beuys decía “Todo hombre puede ser un artista, y sus acciones una obra de arte”. Entienden los objetos como esculturas, pues cumplen los cánones para serlo.

Aguas revueltas, donde veo la necesidad de ordenar el caótico ambiente. Recolectar sus componentes. Emplazarlo al filo de otro gran giro, es momento preciso a fin de retomar sus elementos, reducirlos. Ocasionar un sistema de emergencia, no para predecir acciones, pero así intuir las interacciones de estos posibles códigos, bajo el mismo afán que guio a Miguel Ángel en su momento, quitar a la piedra aquello que sobra, resignificando lo escultórico. Codificando uno de tantos modelos que tendrá en el siglo XXI.

Pensar o repensar la escultura, moldear un sistema es faena del escultor de hoy, resultado que fusiona el trabajo artístico con la conciencia sobre el conocimiento construido en procesos diarios, cotidianos.

Repensar la escultura trama un tejido de vivencias que, hilvana con hilo de rutina lienzos de observación y producción, convirtiendo cada puntada en fructífero discurso escultórico.

Lo contemporáneo cuestiona, lo múltiple del efecto artístico, saber humano depositado en él. Trocado en no-objetos, esculturas del hoy. El pasado construía, el presente deconstruye. La figura antes tallada majestuosa, rica presencia de brillante y dura materia, hoy declarada; diáfana, inmaterial. Ideas y conceptos, entelequia, símbolos de memoria. La distancia más corta entre lo escultórico y la escultura existe más allá del «objeto de contemplación» esté punto edifica todos los días, un sistema cognitivo procesual.

Los ejes rotan, no bajo la batuta de un autor único. Es la colectividad que mueve estos inamovibles mastodontes cargados de historia y costumbres; cegados por las reglas, cánones, normas heredadas que atascan la máquina. Reorganizar la formación, reubicar a los jugadores, volver al análisis sistemático desde lo micro, lo macro y lo múltiple.

Artístico sistema anti frágil, que recobra su frescura, verano que reparte el mazacote escultórico al terminar el día más largo, la noche de San Juan es de dar. Más que piezas de oro, añoramos experiencias.

Apetito chabacano… Codicioso espiritual o estético, usa fotos, video, narraciones. Todas expresiones contemporáneas, lenguajes chuscos. Satisfacción inmediata; jerga visual redundante, facilona. A modo de trueque «comunica», cambalachea en la nube experiencias por un like. Pepas de oro, valores multimedia, en múltiples y alucinantes dimensiones, que los lenguajes de la escultura concentran en «material».

La estructura se forja en colectivo modelado de experiencias, procesos y objetos. Distribuye aprendizaje, conocimiento y autogestión. El repartir erige costumbre, dispara plurales carambolas que multiplican millones de retweets y likes, que vuelven a tejerse, anudarse como una gran escultura global. Inconsciente y colectiva. Escultórica y aleatoria labor

sin tiempo en espacio virtual. Vacío de ozono cubierto con trillones de # twets. Movimiento dinámico, velocidad vertiginosa que altera estructuras propias. Sus frutos, los materiales de hoy sin cuerpo palpable y configurado por todos.

Diálogos del futuro.

Lejos de la aspiración formal, modelados perfectos, y musculosas pesadas e idealizadas masas.

Afortunados momentos fusionan realidad y gala técnica. Cuna de construcción escultórica compartida, autónoma, inmediata. Es lo humano su fuente inagotable de transformación, feedback de ideas y objetos, impulsados por experiencias. Factura de conocimiento, máquina que no detiene el andar. Respuesta que crece al castigo, se alimenta en plagio, apropiación, error, fusil y anonimato como materiales, herramientas de este escultor que modela tendencias, desbasta tipos y suelda caracteres en el siglo XXI.

El pensar en un sistema ayuda a resolver el enredo, pone orden a los ingredientes, da la pauta para tratar de interpretar y encontrar los posibles elementos que, en el futuro seguro se agreguen a nuestro trabajo.

El foco de la escultura no esta más sobre el objeto y sus cualidades estéticas o propiedades físicas, sino en la multidimensión que genera el conocimiento a su alrededor.

Lo inmaterial y virtual de este ejemplar de construcción cognitiva. Cifra experiencias artísticas, de plural dimensión. Al ser esculturales, modelan un pensamiento sistémico/escultórico.

Nos corresponde a sus trabajadores, repensar el esquema que cuece nuestro quehacer, antes de continuar en la simple y anacrónica realización de objetos que enfrentan su próxima e inevitable fecha de caducidad. Nos corresponde moldear estos datos e ideas junto con todas estas acciones sin sentido, somos nosotros los encargados de que en esta información en apariencia incorpórea se empalme, en sistema anti frágil y robusto para el siglo XXI.