LAA Flecha

El trabajo del artista marca y abre a modo de flecha el paisaje escolar, la escuela hace la mayoría de las veces como esas dianas de paja, que absorben la flecha y el impacto, pero no mueren, no se duelen… pues nunca han estado vivas.

 

 

LA FLECHA: Organiza el Laboratorio de Aprendizajes Artísticos [LAA], un lugar dentro de la institución educativa donde todo puede suceder. Juega así con los enfoques pedagógicos que se plantean para los asistentes a la “Secú”, la comunidad del Laboratorio de Aprendizaje Artístico[LAA], es un colectivo en sí mismo que indaga, observa, propone y se comunica  durante el ciclo escolar, es una comunidad en inicio forzada, pero que responde al espacio y al momento, pues necesita la emoción, el sentimiento y un lugar secreto en dónde pensar. Entendiendo el salón de clases como un laboratorio de alquimias antiguas y nuevas, en busca del gran mineral, capaz de proveer ambientes de tranquilidad, libertad y creatividad. La flecha continuará apaciguada, en cándida espera del momento para herir de muerte a la herrumbre instructiva.

 

LA ESCUELA: Sabe que el acercamiento con las artes proveerá argumentos que a modo de escudo la ampararán contra la embestida del fracaso institucional, lo permite, más no lo entiende. Aleja la idea de que el arte es una expresión exclusiva, de unos cuantos privilegiados; ella misma se adorna como plural e inclusiva, coquetea con la idea de ser el crisol donde la magia sucede. Quiere dejar su aislamiento de los procesos sociales, quiere generar cultura, ansía ver sus aulas vivir. Mas busca en las técnicas y estas ponen distancia, busca en los cánones antiguos y estos aniquilan, siembra en tierra árida disciplinas de castas y elegidos de habilidades únicas, admirables, que embellecen pero no cuestionan, que seducen pero que no transforman. A través de sus técnicas brinda seguridad y equilibrio, de esos que aplacan conciencias. Con el uso de sus elementos básicos, pastorea las ideas de los estudiantes y cultiva sin semillas capacidades de reflexión, voluntad, crítica y resiliencia. Marca sobre bloques de hielo el desarrollo del pensamiento y procesos de producción colectivos del arte.

 

 

El APRENDIZAJE: Autoridad humana que comprende por medio de la razón, las emociones, los sentidos y la experiencia, se le llama conocimiento. Se obtiene, dicen, que en la escuela, ésta niega la naturaleza, sus cualidades, relaciones entre las cosas y sus causas/efectos. En el Laboratorio [LAA], lo esculpimos con afilado cincel, donde el todo estaba escondido. Mas no será encarnado en objeto de admiración y distanciamiento, esculpir aprendizajes del arte, modela con finas herramientas las experiencias, juega con el equilibrio de un móvil entre lo que sé y lo que soy; la recreación más humana del entendimiento, transita del bloque monumental y estático al quehacer cotidiano, rompible; fragmentos que se suman uno a uno, pequeños pedazos de conocimiento, que ponen distancia, toman conciencia; regresando a colocar otro más y otro más y otro más. Infinita masa del saber, que dota al sujeto en formación con voluntad, seguridad, decisión.

Así se identifica esta etapa del desarrollo humano, la adolescencia, como un nicho de creación colectiva, de gozo mutuo, no de glorias individuales, ni talentos separatistas. Nosotros sus “adultos” deberíamos pensar en cómo, a través del arte, colocar al joven donde no se sienta cómodo, provocarlo, llevarlo a tallar en bruto, sentir emoción cuando el conocimiento lo sorprende, dominarlo y hacerlo totalmente suyo. Entreguemos la llave con la que ejerza su derecho a pensar, elegir y disfrutar, para gritar al mundo… ¡¡¡estamos aquí!!!

LAA Flecha
#Monica perezquintero, #artistaenseñante #laaflecha