Aperitivos escultóricos

Se asoman códigos y procesos, experiencias compartibles multidimensionales, transitorias, virtuales, colectivas e inmediatas, dotando a la estas experiencias de componentes únicos que bullen en un sistema de emergencia, acercándose cada vez más a lo que Joseph Beuys decía “Todo hombre puede ser un artista, y sus acciones una obra de arte”, en estos momentos de lo contemporáneo, no es necesario ser un artista o un maestro, tampoco que los objetos sean llamados obras para que cumplan con los cánones necesarios para serlo, hoy las  aguas están revueltas, me veo en la necesidad de ordenar este ambiente, recolectar los elementos que lo están poniendo al filo de otro gran giro, al parecer es el momento preciso para retomar sus elementos, reducirlos; generar un sistema de emergencia, que ayude no a predecir, pero si a intuir las interacciones de estos,  sólo con el mismo afán que guió a Miguel Ángel en su momento, quitar a la piedra aquello que sobra, dando paso al conocimiento; un nuevo significado de tantos que tendrá en el siglo XXI.